La Incomparable Banda De Tigres

LA JORNADA 12 - APERTURA 2016.
León (3) vs Tigres (2)

3 de Octubre, 2016.

Jornada 12 del Apertura 2016. León vs Tigres

Habrá que dejar las cosas claras para éste texto, no seremos partícipes de resumir el juego en los últimos 13 minutos del PT ni enfatizar únicamente en los 4 errores del equipo, o crucificar a Nahuel, Torres ni Gignac. Si queremos hablar de fútbol, en eso nos centraremos, no en lo que todo el mundo vio.

No fue un partido raro, no fue un partido extraño, los resultadistas sí lo verán así, y ojo, tampoco leerás que todo en Tigres marchó de maravilla. La baja de Pizarro remarcó un evidencia en el equipo, ese es el primer punto, es complicado sustituir al argentino de forma fácil, la última vez que Dueñas jugó en esa posición fue en aquel partido de lamentos de la selección en CA que recibió 7 goles, y Viniegra no fue considerado más que para salir a la banca. Se observó la función de Dueñas de forma clara, emular lo que realiza Guido, quitó y metió bien, pero batalló para salir con la bola buscando únicamente por el lado izquierdo de Aquino, posicionó como líbero pero no dio salida ni repartió correctamente.

Abajo, lo de Nahuel es destacable, cumplió al consolidarse como primer jugador en fase ofensiva, tiene la correcta salida entre líneas y buscando principalmente al mejor jugador de Tigres, Aquino. Juninho y Ayala cumplen y generan también, aunque ellos por dentro, se ve la recuperación del brasileño y acompañamiento para jalar líneas y abrir espacios en dos jugadas, la falta que tienen es la salida en largo, cuando abandonan el juego por bloques, el juego posicional. Por las laterales, Torres Nilo batalló con el duelo con Hernández, como sabemos, la marcación realizada del de Tigres es de varios metros hasta que el ofensivo posiciona cerca de él, el problema era la constante subida de Navarro y el apoyo de López, hasta ahí tenía que bajar Aquino y apoyar Torres. Por derecha Jiménez la pasó un poco mal, a veces Montes, a veces Cano abrían en transiciones ofensivas de León, de forma contraria y en ofensiva de Tigres, Montes interiorizaba para tapar a Israel y Cano lo tenía a flote para presionarle, y la nula profundidad del canterano afectaba en la amplitud del equipo, ni él ni Sosa pudieron abrir por derecha nunca, hasta que vino la revulsión en el ST con Javier y sus funciones de enlazador. Torres y Zelarayán vuelven a mostrar que son de lo mejor en lo que va del torneo, suficiente recorrido y el argentino con mentalidad distinta a los demás, el equipo empieza a entender que es Lucas a quien deben de jugarle al pie y que él sea quien cree a partir de ahí, tiene la capacidad para cambiar en ritmo, orientación de juego y de realizar transiciones efectivas por dentro o fuera. A Sosa, como se comentó, le falta profundidad, le falta amplitud, en un sistema de juego posicional, esto no luce tan complicado por el sector que toma el LD (Jiménez) y su constante apoyo, en este caso no es factible debido a la interiorización de Isra, lo claro y bueno de Ismael, fue el rotativo que tenía con Gignac o con Lucas, Sosa se ve mejor ahí, por dentro. En izquierda, Aquino se vuelve a comer su banda, y por el centro tuvo bastante movilidad, incluida la generación del segundo gol de Tigres. A Gignac (sin incluir el fallo del penal) se le vio mejor que en juegos anteriores, generó la jugada del gol de Zelarayán y dos más por el centro mordiendo a Mejía.

Con la entrada de Luis Quiñónez se jugó 4-1-4-1 o 4-2-2-2 según el terreno de juego y la fase que el juego requería, con ello se obtuvo una parcialidad en el campo de León, Quiñónez y Sosa por fuera, Delort adelante a veces con Gignac, y Aquino detrás de ellos, se tuvo la posesión de la bola y se buscó, generalmente de forma errática los huecos y juegos entre líneas, poco se disparó de fuera del área, y se sigue sin aprovechar la pelota parada.

El punto de inflexión en el León de Torrente fue la displicencia de su juego, todos los balones tenían que pasar por Mejía-López, luego por Hernández-Montes, hasta llegar a Boselli-Cano, la irrupción de juego y corte por parte Tigres (que sucedió en distintas ocasiones), no se aprovechó correctamente. Mejía perdió bastante bola y hacia quedar mal parado al local en situación de sólo 4 defensores contra 6 jugadores de Tigres en ofensiva, además que, dada la presión al sector izquierdo de Tigres con el colombiano Alexander, Hernández y Navarro, se incrementaba el volumen en espacio por el centro del campo, situación que tampoco aprovecho el equipo visitante.

Tigres desplegó un mejor fútbol en éste encuentro en lo que va de las últimas dos semanas. Que quede claro, nadie justifica ni trata de opacar los errores individuales que se cometieron, pero el descontento está principalmente en las fases de juego, en las que se tienen que corregir para buscar un mejor fútbol, esos desaciertos de Gignac, Nahuel y Torres, llámalos como quieras, si fue el ego, la calentura, la falta de concentración, baja de juego o algo más, fue desafortunado pero en oportuno momento para la fecha en la que estamos, éste no era partido de vida o muerte ni mucho menos.

La calidad la volveremos a ver, el juego lindo del equipo se ve más cercano si Aquino va por dentro y se junta con Zelarayán, si se le dan más minutos al caracolero y vertical Quiñónez, si regresa Pizarro y si volvemos a ver en el mejor momento a nuestro '10' francés. El juego contra León no es la debacle pero tampoco es poca cosa, éstas no son épocas “malas” como gustan describir unos cuantos. Demostremos y demos el apoyo necesario desde fuera para cerrar fuerte el torneo y estar en los 4 lugares de la cima, demostremos que Tigres no está solo, que la hinchada está y estará en los buenos y malos momentos, y cuando las cosas no se estén dando de la mejor manera, como esta mala racha, vamos con más fuerza y corazón todavía, todos juntos.

The Cueva Store