La Incomparable Banda De Tigres

LA JORNADA 5 - LIGA DE CAMPEONES CONCACAF 2016-2017.
Plaza Amador (1) vs Tigres (0)

29 de Septiembre, 2016.

Jornada 5 de Liga de Campeones Concacaf 2016-2017. Plaza Amador vs Tigres

La debacle en el juego de Tigres se evidenció en Panamá y no solamente por el resultado, si entra la pelota que pego al palo por parte de Quiñónez, y se empata o gana el partido, leerías justo lo mismo.

Optando por nombres principalmente, la idea que busca Tigres no es buena en absoluto, indicios que vuelan y traen a la mente esos últimos dos partidos contra Cruz Azul y Guadalajara nos hacen quedar con incertidumbre en el propio estilo de juego, que es lo importante en señalar más aún sobre el resultado.

Se buscó por los 90' lo mismo, tener la bola, juego de posesión. Ya teniéndola Tigres se veía muy mal, Viniegra, Jiménez o las salidas por la defensa perdían balones y se gestaban los contragolpes peligrosos en busca del arco de Palos; en sentido contrario, cuando las jugadas fructificaban buscaban únicamente a 2 enlaces, Damián y Quiñónez, siempre quisieron y trataron de jugar por las bandas y nunca por el centro, bueno, inclusive no hubo un '10' o un enlazador o enganche. Ya que la bola la tenía Quiñónez podía encarar y centrar, nunca recortó al centro y por fuera no terminaba todas las jugadas, mientras que el lado izquierdo, parece increíble que Damián no encare ni una sola vez teniendo sólo a un rival frente a él en todo el juego, esto no es nuevo. Adelante las bolas nunca llegaron correctamente, no hacían movimientos ni Delort ni Fernández, aunque al paraguayo lo vimos lo poco que jugó del ST botándose como falso 9 como generalmente hace movimientos Zelarayán.

El cambio para el complemento parecía inminente, pero se necesitaría buscar y tomar el centro con la inclusión de la idea del 1 a 1 para generar manos a manos o espacios para tiros desde fuera del área, lo que parecería obvio llegó casi al final, el cambio indicado era Silva y quizá Espericueta como interior, no necesitábamos de dos contenciones, y por fuera ni Rodríguez ni Jiménez como lateral izquierdo pudieron interiorizar tampoco. Entraron Luis Quiñónez y los mencionados Silva y Espericueta, pero se vio un desacomodo total y un desorden en el juego ofensivo, no era solamente de amontonar gente arriba, y quien más desequilibrio proporcionó fue el colombiano.

El resultado molesta un poco por ser un rival, en común criterio, no tan fuerte y la pérdida de puntos en fase de grupos pudiera propiciar nuevamente cerrar fuera de casa las eliminatorias como en las ediciones anteriores que caíamos en Seattle y en la final en el Azteca, pero más aún que eso, las actitudes del equipo por no forzarse a una idea y la falta de criterio para poder tener un desliz óptimo en la generación de fútbol. Más allá de pensar que no pasa nada, habrá que citar las fallas claves en lo que va de la última semana sobre los 3 partidos disputados para revertir ese juego que se trató de practicar, con ello vendrán por sí los resultados y el espectáculo y la alegría de la hinchada, pero sin perder piso, tenemos que ser claros que el inmediato señalamiento es ese, la forma de jugar.

The Cueva Store